Recibe más artículos y videos como este

Suscríbete a continuación y recibe más contenidos como este todas las semanas.

Como alimentarte despues de las vacaciones?

A veces, nos ponemos a pensar que pasara con nuestras costumbres alimenticias, cuantas calorias hemos ganado.

El cambio total de nuestro cuerpo nos asusta, acumulandose masitas de grasas en el  cuello, abdomen, en los gluteos, en las piernas, y todo se debe a las cantidad de calorias que ingerimos en las vacaciones.

Es normal haber tenido unos dias de vacaciones hemos ganado algunos kilos de más. Llevas todo el año trabajando y te mereces disfrutar de los helados, las barbacoas, las cenas en compañía de los amigos. Pero al volver a la rutina normal diaria no debemos perder la orientacion.

Si para ti es un auténtico sacrificio dejar de comer dulces, no hace falta que los excluyas radicalmente de tu dieta, con la consiguiente frustración y ansiedad que esto supone. Es mejor permitirse una pequeña salvedad a la semana o controlar adecuadamente las cantidades.

Otro error que se ve muy frecuente, es cortar radicalmente el suministro de calorías al cuerpo. En estos casos, al principio se pierden cantidades importantes de peso, pero luego el organismo se estanca.

A veces estos cambios drásticos son contraproducentes porque el metabolismo reacciona ante la falta de nutrientes y utiliza menos calorías para funcionar, lo que te impide bajar efectivamente de peso.

Alimentate con regularidad, es decir, comiendo en pocas cantidades al día, opta por alimentos sanos y frescos. Comprometete contigo mismo y comienza a reducir en tus comidas las calorías  (en una semana 100 calorias, en la siguiente semana otras 100 calorias), hasta llegar a tu dieta de mantenimiento habitual.

Aqui les comparto algunos Tips de algo que quiza no sabias:

¿Qué debemos comer en los dias de vacaciones

Los cambios de rutina y alimenticios durante las vacaciones pueden repercutir de forma negativa en nuestra dieta.

Tendriamos diferentes respuestas en función de cada persona y sus hábitos”, explica María José Tapia, miembro del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN):

1. Estar hidratados: Esta especialista recuerda que es fundamental una adecuada alimentacion y, por ello, se debe incrementar la ingesta de agua así como de frutas y hortalizas que podemos tomar en forma de gazpachos o sopas frias.

2. Seguir la dieta mediterránea: Utilizando el aceite de oliva como principal grasa de adición, consumir diariamente frutas, verduras, pan y otros alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) o legumbres.

  • Modera la ingesta de carnes rojas y procesadas sustituyéndolas por pescados y huevos; promover la ingesta de alimentos poco procesados y prescindir de los dulces y los pasteles”
  •  En su opinión, este patrón nutricional debe mantenerse por sus beneficios para la salud como la prevención de la obecidad y de las enfermedades cardiovasculares.

3. Consumir frutas y hortalizas de temporada. En esta época hay muchas frutas y hortalizas que, además de hidratarnos, son muy bajas en calorías.

A media mañana y a media tarde son buenos momentos para tomar piezas de fruta como porciones de sandía o melón que a pesar de su sabor dulce son bajas en azúcares añadidos y aptas para personas con diabetes.

4. Eliminar las bebidas calóricas. Para controlar el peso deben evitarse completamente las bebidas que aporten calorías como el alcohol, los refrescos azucarados e incluso aquellas etiquetadas como productos sin alcohol. En cambio, la SEEN sugiere sustituirlas por agua e infusiones.

5. Moderar el consumo de carne. Se aconseja tomar más raciones de pescado que de carne a la semana, sobre todo, limitar los platos con carne roja. Se recomienda tomar pescado cinco o seis veces de las cuales al menos tres deberían ser de pezcado azul.

6. Cuidar las cantidades. Hay que intentar no excederse con la cantidad de comida y huir de las comidas copiosas. “Debemos controlar la ingesta de aquellos alimentos que, aun siendo saludables, aportan muchas calorías si se toman en exceso como los frutos secos, las legumbres, la pasta o el arroz”.

7. Elegir recetas sencillas. Para no incrementar el aporte calórico, la forma de elaboración de los platos debe ser sencilla. Tomar las verduras crudas, por ejemplo, es la mejor forma de aprovechar todas sus vitaminas y minerales.

8. No abusar de las grasas. La SEEN indica que no es necesario eliminarlas pero sí reducir las cantidades e incorporarla a la dieta a través del aceite de oliva. Además, la forma de cocinar condiciona de manera directa su consumo, por eso, es mejor optar por elaboraciones a la plancha, en su jugo o cocido.

9. Comer helados ocasionalmente. Se recomienda tomarlos de forma puntual y conociendo su composición nutricional. En el caso de los postres o los tentempiés, mejor sustituir los helados por fruta o postres lácteos. Los expertos recuerdan que tanto los dulces como los helados no son alimentos fundamentales en una dieta equilibrada.

10. Incrementar la actividad física. Para no aumentar de peso es importante realizar actividad física moderada o suave al menos tres o cuatro veces a la semana.

Con el buen tiempo, se puede aprovechar para hacer deporte al aire libre, evitando siempre las horas centrales del día.

La experta recuerda que una vez finalizado el verano “hay que seguir manteniendo una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables para mantener un estado físico adecuado que permita retomar la actividad laboral habitual y las rutinas con naturalidad»

Haz algo de ejercicio que te ayude a consumir energía. Sobre todo no te obsesiones, nunca te desanimes y sé constante. En poco tiempo verás cómo obtienes los resultados que esperabas.

Si te gusto este articulo deje sus comentarios, y tambien ayuda a tus amigos, familia y conocidos que lo neseciten y puedan seguir estos simples consejos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambiar de idioma: