Recibe más artículos y videos como este

Suscríbete a continuación y recibe más contenidos como este todas las semanas.

Hoy les contare una experiencia que viví con una alumna de casi 60 años. Ella comenzó de cero, incluso con artrosis, temía a sambullirse dentro del agua.

Las primeras clases fueron un poco difíciles para ella, ya que, desconocía las técnicas principales de la respiración, la cual la mayoría de las personas no dominan, por eso, están propensos a hundirse o a no querer poner la cara sobre la superficie del agua.

Trabaje con ella casi un año, pero ¡Aprendió a nadar!

  • A flotar
  • A expirar y a exahlar fuera y dentro del agua
  • A saltar desde el bordillo al agua
  • Brazada de Pecho con locomoción
  • Brazada de espaldas con locomoción

¡Y muchoooo más!

Actualmente sigue nadando sola en algunas piscinas cerca de su comunidad y en el lago Zürichsee.

La confianza y seguridad en ti mismo, elimina todo el miedo que se aloja en tu mente.

Si usted desea experimentar esta experiencia, contáctenos y pruebe de una vez con nosotros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambiar de idioma: